Derechos de Autor

 

Al fallecer don Florencio Molina Campos y pasados los tiempos lógicos de duelo, se inició el proceso sucesorio, en el que se presentaron su primera esposa y madre de su única hija, doña María Hortensia Palacios Avellaneda, su hija Hortensia “Pelusa” Molina, y su segunda mujer Elvira Ponce Aguirre, luego viuda de Guiñazú.

El juzgado interventor determinó que eran herederos de Florencio Molina Campos en partes iguales, su esposa María Hortensia Molina, su cónyuge Elvira Ponce Aguirre viuda de Guiñazú, y su única hija Hortensia "Pelusa" Molina de Gimenez.

Elvira Ponce Aguirre, tras la muerte de Florencio, contrajo nupcias con Víctor Manuel Guiñazú, que falleció años después. Al verse entonces Elvirita sola (ya que no había tenido hijos) cedió todos sus derechos a la Fundación Florencio Molina Campos.

En el año 1987 falleció María Hortensia Palacios, ex esposa de Florencio, y se inició su juicio sucesorio, siendo declarada heredera su única hija Hortensia “Pelusa” Molina. Ella, cansada ya de batallar durante años en defensa de los derechos de su padre, transfirió todos sus derechos a su único hijo Gonzalo Gimenez Molina.

 De tal forma, son titulares exclusivos y excluyentes de los derechos de autor sobre la obra de don Florencio Molina Campos -es decir de todos los derechos de reproducción, edición, publicación, comunicación pública, etc.- el único nieto de Florencio Molina Campos, Gonzalo Gimenez Molina, en forma conjunta con la Fundación Florencio Molina Campos, siendo éstas entonces las únicas personas habilitadas para autorizar y legitimar cualquier utilización de sus obras.